El Proyecto

El proyecto CUIDA Chagas – “Comunidades Unidas para la Innovación, el Desarrollo y la Atención de la Enfermedad de Chagas”- es liderado por el Instituto Nacional de Infectologia (INI) da Fundação Oswaldo Cruz (Fiocruz), Brasil. Cuenta con el apoyo técnico-administrativo de la Fundação para Desenvolvimento Científico Tecnologico Saúde (Fiotec) y actua en articulación con el Instituto Nacional de Laboratorios de Salud (INLASA), Bolivia; el Instituto Nacional de Salud (INS), Colombia; el Servicio Nacional de Erradicación del Paludismo (SENEPA), Paraguay; e a FIND, la aliança global para diagnósticos. Es financiado por Unitaid y cofinanciado por el Ministerio de Salud de Brasil.

Sus estrategias combinan investigación de implementación con innovación diagnóstica y clínica, movilización comunitaria e intervención en los mercados. El objetivo es contribuir con la eliminación de la transmisión vertical de la enfermedad de Chagas en América Latina aumentando e intensificando el acceso a diagnóstico, tratamiento y cuidado para las personas afectadas.

CUIDA Chagas representa un avance inédito para lograr la eliminación de la transmisión vertical de la enfermedad de Chagas en nuestra región. Revela la importancia de la cooperación e integración regional para superar los grandes desafíos que enfrentan los pueblos de América Latina frente a las enfermedades negligenciadas.

plan del proyecto

Los números actuales de CUIDA Chagas

4

Países

+32

Municipios

+220

Centros de salud

+235.000

Participantes previstos hasta 2025

+9.500

Tratamientos previstos hasta 2025

La enfermedad de Chagas en América Latina

La enfermedad de Chagas es una enfermedad tropical desatendida que afecta principalmente a las poblaciones más empobrecidas y negligenciadas de 21 países de la región. Sin embargo, su dispersión ya es global, estando presente en todos los continentes, con especial destaque para países europeos, Estados Unidos, Canadá y Japón.

Es causada por el parásito protozoo Trypanosoma cruzi (T. cruzi) el cual se aloja en la sangre y los tejidos del cuerpo humano. El modo de transmisión más conocido es a través del contacto con heces/orina de insectos triatominos hematófagos (besadores), llamados de vinchucas, chinches, chinchorros, chirimachas y otros nombres populares locales, ya infectados con este parásito. No obstante, tan importante cuanto esta vía de transmisión, debemos considerar: las transfusiones de sangre, el trasplante de órganos, el consumo de bebidas o alimentos contaminados, y la transmisión durante el embarazo y/o el parto.

Importante destacar que no existe transmisión por vía sexual 0 saliva y que la lactancia materna puede mantenerse, excepto en mujeres en la fase aguda de la enfermedad, inmunosuprimidas o con sangramiento en mamas.

Sin tratamiento, entre el 30 y 40% de las personas contagiadas desarrollará complicaciones clínicas graves que afectan principalmente el corazón y el sistema digestivo. Así, esta enfermedad no sólo impacta en el estado de salud de las personas afectadas, sino que causa la muerte de aproximadamente 12.000 personas al año.

Pero, diagnosticada y tratada de forma oportuna, las fases graves de la enfermedad pueden ser evitadas e, inclusive en ciertos casos, las personas afectadas ser curadas.

Acciones responsables, ecuánimes, integradas e innovadoras contribuyen para mejorar la calidad y la esperanza de vida de las personas afectadas por la enfermedad de Chagas.

La enfermedad de Chagas es una enfermedad tropical desatendida que afecta principalmente a las poblaciones más empobrecidas y negligenciadas de 21 países de la región. Sin embargo, su dispersión ya es global, estando presente en todos los continentes, con especial destaque para países europeos, Estados Unidos, Canadá y Japón.

Es causada por el parásito protozoo Trypanosoma cruzi (T. cruzi) el cual se aloja en la sangre y los tejidos del cuerpo humano. El modo de transmisión más conocido es a través del contacto con heces/orina de insectos triatominos hematófagos (besadores), llamados de vinchucas o chinches, ya infectados con este parásito. No obstante, tan importante cuanto esta vía de transmisión, debemos considerar: las transfusiones de sangre, el trasplante de órganos, el consumo de bebidas o alimentos contaminados, el uso compartido de jeringas y la transmisión durante el embarazo y/o el parto.

Importante destacar que no existe transmisión por vía sexual, saliva o leche materna.

Sin tratamiento, entre el 30 y 40% de las personas contagiadas desarrollará complicaciones clínicas graves que afectan principalmente el corazón y el sistema digestivo. Así, esta enfermedad no sólo impacta en el estado de salud de las personas afectadas, sino que causa la muerte de aproximadamente 12.000 personas al año.

Pero, diagnosticada y tratada de forma oportuna, las fases graves de la enfermedad pueden ser evitadas e, inclusive en ciertos casos, las personas afectadas ser curadas.

Acciones responsables, ecuánimes, integradas e innovadoras contribuyen para mejorar la calidad y la esperanza de vida de las personas afectadas por la enfermedad de Chagas.

LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD (OMS) ESTIMA QUE ENTRE 6 Y 8 MILLONES DE PERSONAS EN LAS AMÉRICAS TIENEN LA ENFERMEDAD DE CHAGAS. SON HABITANTES DE ZONAS RURALES Y TAMBIÉN URBANAS. MÁS DE UN MILLÓN SON MUJERES EN EDAD FÉRTIL QUE DAN A LUZ CADA AÑO UN ESTIMADO DE ENTRE 8.000 Y 15.000 BEBÉS EFECTADOS POR LA ENFERMEDAD.

LA TRANSMISIÓN VERTICAL DE LA ENFERMEDAD DE CHAGAS OCURRE DURANTE EL EMBARAZO E/O EL PARTO. ESTE TIPO DE TRANSMISIÓN, TAMBIÉN SE CONOCE COMO “CONGÉNITA” O “DE MADRE A HIJO”. ES RESPONSABLE POR HASTA EL 30% DE LOS CONTAGIOS ANUALES DE ESTA ENFERMEDAD.

El Consorcio

CUIDA Chagas

El consorcio CUIDA Chagas fue creado con la intención de cambiar el escenario de negligencia que aún persiste en torno a la enfermedad de Chagas. Está formado por instituciones gubernamentales y no gubernamentales de amplio reconocimiento en el área de salud pública.

A partir de alianzas estratégicas y una estructura de gobernanza consolidada, cada miembro del consorcio contribuye con acciones específicas en los diversos territorios donde el proyecto es implementado, así como en el soporte técnico y científico.

Esta forma de organización y gestión le brinda al proyecto legitimidad institucional, solidez técnico-científica y sustentabilidad. Además, facilita que los resultados y sugerencias de CUIDA Chagas se transformen en políticas públicas concretas y amplias, a fin de avanzar en la garantía del derecho a la salud de personas y comunidades afectadas por la enfermedad de Chagas en América Latina.

El consorcio CUIDA Chagas fue creado con la intención de cambiar el escenario de negligencia que aún persiste en torno a la enfermedad de Chagas. Está formado por instituciones gubernamentales y no gubernamentales de amplio reconocimiento en el área de salud pública.

A partir de alianzas estratégicas y una estructura de gobernanza consolidada, cada miembro del consorcio contribuye con acciones específicas en los diversos territorios donde el proyecto es implementado, así como en el soporte técnico y científico.

Esta forma de organización y gestión le brinda al proyecto legitimidad institucional, solidez técnico-científica y sustentabilidad. De hecho, la existencia del consorcio facilita que los resultados y sugerencias de CUIDA Chagas se transformen en políticas públicas concretas y amplias, a fin de avanzar en la garantía del derecho a la salud de personas y comunidades afectadas por la enfermedad de Chagas en América Latina.

Equipos

CENTRAL
BOLIVIA
BRASIL
COLOMBIA
PARAGUAY
FIND

Equipo Central

Fundação Oswaldo Cruz (Fiocruz)
Avenida Brasil 4036, sala 102 – Manguinhos – Rio de Janeiro, RJ, Brasil.
CEP: 21.040-361
info@cuidachagas.org

Andrea Silvestre

Investigadora Principal

Debbie Vermeij

Directora del proyecto

Leila Spelta

Gerente del proyecto

Camila Garroux

Gerente de Monitoreo & Evaluación

Henny
Heredia

Gerente de Gestión de Datos

Javier Abi-Saab

Gerente de Comunicación y Movilización Comunitaria

Israel Molina

Investigador Principal de Ensayos Clínicos

Franciana Maria Rosa da Silva

Coordinadora del Estudio de Validación

Larissa de Paula

Asistente del proyecto

Eloan
Pinheiro

Asesora técnica farmacéutica

Tiago Nery

Asesor político

Carla Renata Trevia

Oficial de procesos éticos y regulatorios

Equipo Fiotec

Luiz Abiel Martins

Analista de Proyecto Senior

Raquel Silva

Analista de Proyecto Junior

Camilla Portugal

Analista Financeira

Marianna Magalhães

Abogada